Cuando tu hijo...

Cuando tu hijo te busque con la mirada... míralo.
Cuando tu hijo te tienda sus brazos... abrázalo.
Cuando tu hijo te busque con la boca... bésalo.
Cuando tu hijo te quiera hablar... escúchalo.
Cuando tu hijo se sienta desamparado... ampáralo.
Cuando tu hijo se sienta solo... acompáñalo.
Cuando tu hijo te pida que le dejes... déjalo.
Cuando tu hijo te pida regresar... recíbelo.
Cuando tu hijo se sienta triste... consuélalo.
Cuando tu hijo está en el esfuerzo... anímalo.
Cuando tu hijo esté en el fracaso... protégelo.
Cuando tu hijo pierda toda esperanza... aliéntalo y ayúdalo con tu amor a ser dichoso.

ANONIMO

He aprovechado que duermen para poner esta y la anterior entrada como homenaje a mis hijos, a los vuestros, a esos pequeños maestros que tenemos a nuestro lado...

PAZ Y AMOR para ellos, para todos...

10 comentarios:

Zamora dijo...

Siempre enseñando, que gran verdad.
Que satisfacion es verlos crecer sanos de lama y llenos de amor.
Las lagrimas de nuestros hijos seran nuestras lagrimas ...
Mucho amor amigo

sedemiuqse dijo...

Gracias Jose Maria eres un amor
Besos y amor
je

Cornelivs dijo...

Preciosa esa composición. Buena lección para todos los que somos padres.

Un abrazo...Y GRACIAS por todo, amigo.

J. Marcos B. dijo...

Los niños: los mejores maestros.

Fazen

M

TORO SALVAJE dijo...

Excelentes las dos entradas.
Que tus hijos y tú seais siempre felices.
De corazón.

Saludos.

MAR dijo...

CUANDO NUESTROS HIJOS O CUALQUIER SER HUMANO NOS NECESITE...QUE AHI SIEMPRE ESTEMOS.
COMO TU ESTAS PARA MI Y YO PARA TI AMIGO QUERIDO.
MIL BESOS
MAR

Mielina dijo...

El azar me ha traido hasta tí y tienes un rincón precioso, enhorabuena navegante por traernos tan bellas palabras...

espiritudepaz dijo...

Precioso!! Que lindo homenaje a tus hijos!
Son muy sabios consejos!
Que lindo que tus hijos puedan disfrutar de todo esos grandes detalles, tan maravillosos.

Lindo fin de semana!

Arnoldo Amaya dijo...

Esta reflexion la lei donde mi Doctor y me parecio muy cierta y profunda, siempre hay que educar con amor.

Arnoldo Amaya dijo...

Esta reflexion la lei donde mi Doctor y me parecio muy cierta y profunda, siempre hay que educar con amor.