¿Y tú que opinas? Siempre hay opción...

Ayer leí en el blog de mi amigo Francisco http://fjzamoraramos.blogspot.com/ este cuento que desconocía y que quiero compartir con vosotros:

"Cuenta una antigua leyenda china que un discípulo preguntó al maestro:

-¿Cual es la diferencia entre el cielo y el infierno?

El maestro le respondió:

-Es muy pequeña, y sin embargo tiene grandes consecuencias. Ven, te mostraré el infierno.

Entraron en una habitación donde un grupo de personas estaban sentadas alrededor de un gran recipiente con arroz. Todos estaban hambrientos y desesperados; cada uno tenía una cuchara fijamente sujeta desde el extremo que llegaba hasta la olla. Pero cada cuchara tenía un mango tan largo que no podían llevárselo a la boca. La desesperación y el sufrimiento eran terribles.

-Ven, -dijo el maestro al rato- Ahora te mostraré el cielo.

Entraron en otra habitación, idéntica a la primera; estaba la olla de arroz, elgrupo de gente, las mismas cucharas largas, pero allí estaban todos felices y alimentados.

-No comprendo- dijo el discípulo. ¿Por qué estan tan felices aquí, mientras son desgraciados en la otra habitación, si todo es lo mismo?

-¿No te has dado cuenta?- sonrió el maestro-. Como las cucharas tiene el mango largo y no pueden llevar la comida a su propia boca, aquí han aprendido a alimentarse a unos a otros."

......................................................................................

El mundo es como un inmenso cuenco de arroz en que que comemos todos los seres vivos, pero hay unos cuantos de ellos, muchos de los humanos, que nos desvivimos por comer con nuestras cucharas y no dejamos que otros coman...
En este precioso planeta hay suficientes alimentos como para que TODOS seamos alimentados, porque la Madre Tierra, como buena madre que es, da a sus hijos todo lo que necesitan... Aprendamos a alimentar a esos que no llegan con sus cucharas, muchas veces porque no les dejamos que se acerquen al cuenco y otras muchas porque no tienen fuerzas ni para sostenerlas con sus propias manos. Si aprendemos a alimentar a otros, alimentaremos tambien nuestros hambrientos corazones, y es que aquí vivimos con el estómago lleno y las carteras cansadas de tanto gastar, mientras nuestras almas muchas veces pasan "hambre"...

PAZ Y AMOR para todos, sobre todo para ELLOS...

5 comentarios:

roxana dijo...

Lei hoy este mismo cuento en 2el tiempo que nos dieron" de Francisco Zamora, increible!!!! Eso se llama sincronizacion de pensamientos y sentimientos, me encanto y por algo debo leeerlo dos veces!. Un abrazo

jose maria dijo...

Roxana, Francisco y yo vivimos a más de mil kilómetros de distancia, pero al igual que el aire que respiramos es el mismo, nuestras almas se alimentan de la misma fuente... Es por eso porque estamos tan cerca el uno del otro...
Un fuerte abrazo,

PAZ Y AMOR para todos, sobre todo para ELLOS...

Belkis dijo...

Yo también leí el cuento en el blog de nuestro querido amigo ZAMORA, y tal como le comenté a él me gustó mucho porque nos deja la moraleja de que desarrollar y cultivar un poco de solidaridad no nos vendría mal a ninguno y sin embargo podríamos hacer mucho bien a otros.. Un fuerte abrazo

PEPI dijo...

Sabio cuento.
Lo peor de los habitantes del infierno no es que no quieran compartir el elimento ni ayudar a los demás, sino que les arrebaten las cucharas a los débiles y se apoderen del cuenco.
Un abrazo

Rosa Sánchez dijo...

¡Precioso! Gracias por compartir.