Carta a "la Madre Tierra":

Querida amiga te escribo esta carta para decirte que poco a poco me estaba alejando cada vez más de ti y no es justo, pues tu siempre has estado y estás cerca mío aunque yo no quiera verlo o reconocerlo. Además, ya se sabe que a los buenos amigos hay que cuidarlos, hay que cuidar a los que nos cuidan y tú cuidas de mi, y muy bien por cierto, ya que gracias a ti existo, respiro y me alimento.
Querida amiga, sí, me estaba alejando de ti y estaba dejando de hacer cosas que me gustaban, me salían gratis y aportaban mucho a mi persona. Por ejemplo, estaba dejando de: pasear por la mañanas mientras veo salir el sol y soy testigo del despertar de esa gran ciudad donde resido, de sentir ese aroma con que me perfumas cada mañana que nos vemos, de abrazar y besar a esos árboles amigos míos (a algunos de los cuales les he puesto nombre: mis dos hijos, mis cuatro hermanos, la "tieta", mi padre y mi abuela), de escuchar esa sinfonía (para mi, la mejor de todas) que es el cantar alegre de los pájaros mientras a veces se cruza algún conejo en el camino, de ir a buscar de tus entrañas esa agua que tu me regalas, de alimentarme de la manera que creía mejor para mi, de hablar con la luna y mirar las estrellas y de alguna otra cosita más que ahora mismo no recuerdo. Y pongo la palabra "casi" porque no lo había dejado de hacer del todo, tan sólo me faltaba buscar un culpable, ya sabes a "otro" para hacerle responsable, pero lo verdad es que lo hice porque me dio la gana a mi y nada más.
¿Sabes una cosa? si fueras mujer te diría si te quieres casar conmigo. De hecho creo que el matrimonio entre tú y cualquier ser vivo es una realidad, sólo que muchos de los humanos viven alejados de ti, como si estuvieran divorciados o peleados contigo, y no entiendo muy bien el por qué... No te respetan, ni te escuchan ni te entienden; sólo piden y piden cada vez más sin importarles los demás, sin importarles tú... ¿lo harían con su propia madre?. Hace poco te desperezaste un poquito y lanzaste unas cenizas por alguno de los poros de tu piel y no veas que la que liamos los humanos, que yo sepa fuimos los únicos seres vivos que nos quejamos... Y es que te queremos pero a la carta, en verano sol y buen tiempo para poder ir a la playa, en invierno que no haga mucho frío y que nieve sólo en las montañas para poder ir a esquiar, que cuando llueva no nos moleste ni produzca riadas ni destrozos(cosa que es imposible para todos a la vez), pero eso sí... que luego no nos falte agua para regar nuestros jardines, llenar nuestras piscinas o ducharnos cada día. Queremos de todo y en abundancia, nos gustaría que fueras infinita pero sabemos que no lo eres, sabemos que tus recursos se agotarán algún día y quizás mis hijos o los hijos de mis hijos paguen las consecuencias, sabemos que si seguimos así un día te cansarás y dirás que ya no aguantas más.
Querida amiga, hoy ha sido espectacular, no llevaba cámara pero guardo miles de fotos en mi memoria; sí, allí estábamos los dos solos, como dos enamorados...

josé maría

3 comentarios:

Rosa Sánchez dijo...

Sí, José Mª, me gusta lo que escribes. Y no lo digo porque te aprecio, ni por hacerte sentir bien, no. Lo digo porque creo que estás en el camino correcto. Hasta hace bien poco hemos explotado a la Tierra, la hemos maltratado sin pensar en el "mañana".
Ayer vi la película Avatar y me estremecí por el empeño incesante del hombre por conseguir aquello que es de su interés, para su propio beneficio, aunque sea a costa de destruir la tierra y todas sus especies, entre las que se cuenta al ser humano. Menos mal que sólo es una película.
Falta sensibilidad, pero cada vez menos. ¿Ves como la gente se toma en serio lo del cambio climático, empieza a reciclar, etc.? Creo que la humanidad está despertando de su letargo. Creo que se piensa un poco más en el mañana.
Gracias por compartir tus reflexiones y por los correos tan interesantes que me envías. Un saludo.

patricia dijo...

qué preciosa carta, es pura poesía y sentimiento. La Tierra lo es todo, madre, esposa, amiga, hermana, es lo que nos haga falta, es alimento y es abrigo y también brama, cómo no, como cualquier ser vivo!
un beso.

josé maría dijo...

Rosa, cada uno sabe si el camino que sigue es el correcto o no, cuando no es así surgen los desarreglos personales que se proyectan en nuestros cuerpos y en nuestros corazones. Cuando hago las cosas bien me siento bien por dentro y por fuera. Yo también vi "Avatar" y me gustó mucho, somos tan poquita cosa comparado con toda la Vida que nos rodea...
Saludos...

Patricia, la Tierra somos nosotros también... ¿quién se haría daño a si mismo?
Otro beso para ti...