"Historia de un hombre"

Había una vez un hombre que llevaba una vida tranquila, tenía mujer e hijos y un buen trabajo pero no era feliz... ya no le servía nada, ni siquiera la válvula de escape que encontró. Siempre quería más y más, y no se conformaba con lo que tenía, hasta que un día decidió enviarlo todo a "paseo" y emprendió una nueva vida...

Se divorció y pensó que el hecho de sentirse "libre", disponer de cierta holgura económica y ser una persona abierta y de carácter alegre le abriría un montón de puertas. Que saldría de fiesta y conocería mujeres y viviría como muchos hombres que están casados (yo diría que sin ganas de estarlo) les gustaría vivir. Así lo hizo durante unos meses, no muchos porque la edad no perdona (con veinte años puedes salir tres días y descansar uno, con cuarenta como mucho salir uno y descansar tres). Conocía los ambientes de noche y tenía "amigos" para salir de fiesta, pero también se dio cuenta de que eso tampoco le llenaba, esa tampoco era la vida que quería llevar...

Entonces empezó a hacerse preguntas, si no le gustaba lo primero y ahora lo que pensaba que le iba a gustar tampoco le gustaba, había alguna cosa que fallaba... Quizás el problema no estaba afuera sino dentro y decidió probar esta tercera vía, la de autoconocerse, decidió emprender un fascinante viaje... el viaje que nunca se acaba, el "viaje interior". Hasta entonces no había leído mucho y tampoco se había interesado mucho por los demás, pues era bastante egoísta. Como suele pasar en estos casos una casualidad fue el detonante de toda esta historia: un día entró en una librería a comprar algo que le hacía falta a su hijo para la escuela, mientras esperaba que le tocara su turno se dedicó a ojear algún libro (esos objetos que se colocan en las estantería para hacer bonito, pensaba antes) y le atrajo la atención uno: "El Poder del Ahora" de Eckhart Tolle. Se lo compró, lo leyó y poco a poco le empezó a picar la curiosidad y se compró otro, y otro, y así fue sustituyendo los "cubatas" por libros... Un libro puede costar lo mismo que un "cubata", pero el primero te puede librar (libro y librar tienen la misma raíz) de tus penas, mientras que el segundo las ahoga... además el libro lo puedes volver a leer, el "cubata" ya no te lo puedes volver a tomar.

Ese hombre entonces asistió a cursos de "crecimiento personal", a "terapias de grupo", estudió de los libros y también de las personas, y se interesó por otras religiones y filosofías de vida. Hasta que poco a poco se dio cuenta de que se estaba volviendo mucho más tolerante con los que pensaban diferente a él (antes "lo sabía todo", o al menos eso creía), de que se estaba volviendo más sencillo y algo más humilde, de que había tanto por saber y aprender que nunca podría acabar por "saberlo todo"... Aprendió de los sabios de antes y de los de ahora, aprendió de licenciados y de mujeres de la limpieza y quiere seguir aprendiendo pues cuanto más aprende se da cuenta de que todavía le queda mucho más por aprender. Aprendió también el significado de palabras completamente nuevas para él, como comprensión, compasión y compartir. También empezó a escribir porque en la escritura encontró la manera de sacar lo que siente y así poder dejar hueco para "cosas nuevas", que lo viejo ya no sirve... pero los mal llamados "viejos" sí! (ellos y los niños son ahora sus mejores maestros). Y aunque pasó por diversos altibajos, sabía que ya nunca volvería atrás, que ese viaje que inició el día que entró en aquella librería no tiene fin... bueno sí, cuando se muera...

Esta es la historia de un hombre de la calle, que por otra parte se da cuenta de que el hecho de haber aprendido muchas cosas de los libros y de las personas de carne y hueso, no le está librando de volver a caer en comportamientos que creía ya habían desaparecido en él. Ahora va a redoblar los esfuerzos para que eso no le vuelva a suceder, y es que ese hombre aunque para algunos pueda parecer que anda algo distraído, no lo está tanto como ellos creen, ese hombre sigue su camino y nada más, ese hombre quiere ser un "hombre libre" y no os quepa ninguna duda de que lo conseguirá...

josé maría

14 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Precioso, José María, y te creo.

Como soy algo práctica... ¡Fíjate qué introducción más bonita para un libro! :-)

F. J. Zamora dijo...

No mejor universidad que la de la vida, no hay mejor maestro que uno.
Seguro que todo se conseguira , tu lo sabes.
Un abrazo amigo y me gusto lo de ccc compasin , comprension , compartir.
namaste

josé maría dijo...

Concha, pues está escrito con esa intención... ya digo que ese hombre parece que anda distraído, pero sólo lo parece... el hace su trabajo a su ritmo y a su manera, recuerda que es "libre". Además viniendo la observación de mi escritora favorita, ¿cómo no le voy a hacer caso?
Un abrazo

Francisco, la vida te enseña cuando quieres aprender, sino no enseña nada, vegetas... Conseguiré lo que yo quiera conseguir, estoy harto de leerlo en libros, ahora voy a probarlo...
Amigo, en las tres "ccc" está la clave de TODO, de TODO...
Namasté

roxana dijo...

no me cabe duda que lo conseguirá, siento que está en el camino correcto porque se ha humanizado, asi lo veo y lo siento.
un abrazo y un gusto!

josé maría dijo...

Roxana, todos tenemos en nuestras manos el timón de nuestras vidas, tan sólo hay que marcarse un rumbo y poner empeño y determinación en seguir el camino que previamente se ha elegido y no seguir las estelas de otros; y es que cada barco debe llegar a su puerto superando las posibles tormentas que pueda encontrar en su camino. ¿Por qué nos empeñamos en que otros nos lleven?
Otro abrazo para ti...

Rosa Sánchez dijo...

¡Qué hermoso, José Mª! Al leer esta entrada viene a mi recuerdo la frase del libro "El Nombre de la Rosa" de Umberto Eco:
"In omnibus requiem quaesivi, et nunquam inveni nisi in angulo cum libro".
Que viene a decir:
"En todas las cosas busqué mi reposo, y sólo lo encontré en un libro".
José Mª, es bueno vivir, experimentar y, al fin, lo que necesitas realmente, lo que anhela tu interior... un buen día sale a tu encuentro. Sólo tenemos que querer.
Yo también amo los libros, son maestros silenciosos que siempre nos esperan.
La vida es una examen, vamos aprobando asignaturas día a día... y entre esas materias, hay unas que nos gustan más y otras menos. Pero todas son necesarias para nuestro crecimiento interior.
Me ha gustado tu relato: fresco, espontáneo, original y ameno.
Gracias por compartir.

Rosa Sánchez dijo...

José Mª: vuelvo porque me he visto identificada con tu entrada. Mi vida, mi percepción de la realidad y de las cosas, también cambió un buen día. Devoraba libros de Tony de Mello, Tagore, etc. que me abrían paso a una nueva realidad. Aunque el colofón fue cuando conocí a una persona muy especial. Te dejo aquí el enlace por si te interesara leer la historia.
Un abrazo.
http://anandamaitreya.ning.com/profiles/blogs/un-viaje-interior?xg_source=activity

Blue dijo...

que lujo de post, la verdad ha sido un agrado navegar en tu marea de letras.
abrazos
Blue

TORO SALVAJE dijo...

Estoy seguro de que lo conseguirá.
Sin ninguna duda.

Saludos.

Belkis dijo...

Estoy segura que ese hombre va por el camino correcto y que aunque por algún error tome algún desvío, siempre volverá a retomar el sendero que le llevará a encontrarse con su verdad, con aquello que le llenará hasta el final.
Pero claro, no hay que descansar, siempre continuar, aprender, madurar, es parte fundamental del día a día amigo.
Un abrazo muy grande

Anónimo dijo...

En la vida no hay "errores" sino "oportunidades".
Cada error es una oportunidad de aprender y crecer... Y la vida es larga, muy larga, cada dia estrenamos una nueva oportunidad para seguir creciendo y aprendiendo.
Tu camino sigue adelante, no tengas miedo que sí sabes a dónde vas...
Por cierto, esa historia de un hombre, que pudiera ser cualquiera de nosotros, me hace recordar...
Un abrazo,
Maria

LOLI dijo...

...Y ese hombre tambien ayudó a otras personas a encontrar el camino...
Gracias y un besazo muy fuerte

josé maría dijo...

Rosa, se aprende mucho de personas como Emilia, hay montones que pasan desapercibidas por la vida como ella. No quieren destacar ni ser protagonistas de nada, ellas van haciendo... Ellas son "libros vivos", y basta con "leer" lo que hacen y aprender...
Otro abrazo para ti

Blue, me gusta la expresión "marea de letras"...
Abrazoa para ti también...

TORO, sólo depende de él...
Saludos cordiales...

Belkis, a veces uno espera una señal que no llega y se desespera un poco... será que todavía no es el momento...
Otro abrazo grande para ti...

Maria, sé donde voy pero no sé como ir... no tengo miedo de "equivocarme" sino de persistir en el error.
Otro abrazo para ti...

LOLI, eres una de esas personas que pasan desapercibidas y que se preocupan por los demás. He aprendido mucho de ti...
Otro besazo para ti...

latrastiendadelascucas.com dijo...

Hola Jose Maria:
LLevo varios dias que quiero leer tu entrada y por unas cosas y otras lo he retrasado hasta este momento.Que bonito y como me he visto un poco reflejada en situaciones similares, escribes muy bien, yo tambien te animo a que escribas un libro.....
Te mando un fuerte abrazo y con tus palabras creo que te sientes tranquilo y asi lo espero.

Teresa