Carta a mis amigos lectores:

Queridos amigos, esta carta va dirigida a vosotros, a todos los que me leéis, os quería pedir un pequeño favor. Mirad, el otro día una amiga, una enfermera de la "resi", me comentó que le gustaba mucho lo que escribía... me dijo que ella también escribía algo pero que no llegaba a mi nivel. Pues bien, ya me lo han dicho varias personas, que les gusta lo que escribo y que si escribiera un libro no sólo lo comprarían para ellos, sino que lo regalarían a otras personas.

Y yo, os quería pedir hoy un pequeño favor, y no suelo pedir muchos, pero sé que este que os voy a pedir me los podéis conceder... He dejado un trabajo seguro porque sabía que tenía que hacer algo más importante en la vida que lo que estaba haciendo, tenía que cumplir un sueño, mi sueño... Y ese sueño es escribir un libro, que también será vuestro libro, estoy en ello y he retomado esa ilusión con mucha más FUERZA de la que tenía cuando empecé toda esta aventura, que ya está pasando a ser una pasión para mi, la de escribir lo que siento y lanzarlo a ese "buzón de tiempo" del que hablaba mi admirado Mario Benedetti en uno de sus libros. Os quiero pedir ese pequeño favor, y es que sé que hasta que no lo haga, si leéis la anterior carta lo podréis comprender, esa mujer no va a poder aparecer en mi vida... porque para que eso suceda, antes tengo que escribir mi libro. Y tengo que hacerlo libre de cualquier tipo de "atadura"... y ahora mismo soy una persona libre que no debe pleitesía a nadie, ni tiene que quedar bien con nadie, ni tiene el corazón "secuestrado" por nadie. Bueno sí, ahora tengo que quedar bien con todos vosotros, je, je...

En mi anterior etapa laboral trabajaba en una pequeña empresa familiar como vendedor; ahora también "trabajo", aunque muchos no entiendan que lo que estoy haciendo es trabajar de otra manera diferente. Como ya he mencionado antes vendía cosas, ahora quiero vender sueños... Llegué a ser muy bueno, casi el mejor... mi amigo Antonio siempre fue mejor que yo, de el aprendí muchas cosas de las que ya ha llegado el momento de poner en práctica. Y ahora voy a seguir vendiendo, pero esta vez venderé mi sueño, mi libro... y sé que tengo que ofrecer un buen producto si quiero que me lo compréis, que me lo compren. Estoy poniendo toda la carne en el asador, escribo en papel, en el ordenador, en mi corazón también hay un montón de cartas que están esperando que yo las escriba y lo voy a hacer. Pero josé maría, ese al que alguien una vez cuando era pequeño le dijo que nunca sería nadie si no estudiaba, esta vez si que lo va a hacer, esta vez estudiaré lo que haga falta... Papá, quiero que sepas que te perdono por todo el daño que me hiciste, y aunque ahora mismo pare de escribir porque me tengo que secar las lágrimas, voy a escribir mi libro y luego lo venderé a una editorial, y si ninguna me lo quiere publicar lo haré yo mismo y lo venderé yo mismo también. Soy bueno vendiendo, además mis antiguos clientes sé que me ayudarían, eso ya está hablado con algunos. No sé cuantos libros se venderán, ni si me ganaré la vida con ello, sólo sé que hasta que no lo haga no tan sólo no voy a poder encontrar a esa mujer de la que hablaba en la anterior carta, sino que no habrá trabajo que me atraiga. Y si no me sale bien y me la pego, tendré que volver a hacer lo que hacía antes, o me pondré a trabajar de cualquier cosa, pero eso sé que no va a suceder... hay alguien dentro mío que me dice que siga, que no pare... que haga lo que quizás el quiso y no puedo hacer. Y ese alguien eres tú, sé que allá donde estés te sientes orgulloso de mi.. Papá, estoy ayudando a muchas personas, igual que hiciste tu... eso lo aprendí de ti, tu fuiste mi maestro, no sólo doy dinero a quien lo necesita, sino que me doy a mi, doy mi mano y mi tiempo... que muchas veces es lo que las personas más necesitan. Papá, ahora te necesito, tu hijo te necesita... necesito sentir esa mano grande, fuerte y sudorosa que coge la mía y no la suelta. Papá, no sabes cuanto te quiero y no sabes cuanto no te quise cuando te podía haber querido, cuanto te llegue a odiar... aunque esta no sea la mejor palabra es la que ahora mismo me ha salido y es la que quedará impresa en el libro. Papá, no sabes cuantos besos que no te di, pido ahora a mis hijos para mi, y aunque me digan que soy un pesado lo seguiré haciendo hasta que me muera. Papá, no sabes lo contento que estoy por haberme reencontrado contigo después de tanto tiempo de alejamiento; papá, juntos lo escribiremos... ¿verdad? Ya me has ayudado dejándome un pequeño capital, que podría haber dilapidado en una entrada para comprarme un piso, me queda un año más para seguir intentándolo. Mientras, seguiré de alquiler en mi pisito, al igual que también he alquilado a la Madre Tierra un cuerpo para poder darme a conocer aquí abajo. Y es que si no soy dueño de mi propio cuerpo, ¿cómo puedo creerme dueño de una cosa o de un trozo de tierra?

Queridos amigos lectores, el blog está abierto para que podáis decirme lo que queráis. Y si creéis que estoy loco, pues también me lo podéis decir. Sé que mucha gente me lee y cada vez más las personas de mi entorno. Os invito a que hagáis este pequeño favor, responderme a las siguientes preguntas: ¿tú, comprarías mi libro?, ¿creéis que debo seguir persiguiendo mi sueño? o quizás sería mejor que me dejara de tonterías y me pusiera a trabajar de cualquier cosa para lo que quizás no sirva tanto como para esto... y os puedo asegurar que ofertas de trabajo no me faltan. Pero ahora tengo otro trabajo que hacer, tengo un encargo especial... escribir y si no puede ser de otra manera editar yo también mi libro. Como dijo Paco Umbral, en aquel famoso programa de televisión: "yo he venido aquí para hablar de mi libro".

Os doy las gracias de antemano y aunque nadie escriba nada, aunque no haya ni una sola palabra, yo voy a seguir con todo esto hasta donde la VIDA me lleve. Ahora me estoy preparando para ganar y no pienso ni por un sólo momento en que no voy a escribir ese libro, el mío y el vuestro. Ah! y se aceptan propuestas para ponerle un título... yo tengo varias, pero y tú: ¿cómo lo titularías?

josé maría

PD: "Si sueñas y crees en tus sueños, corres el riesgo de lograrlos." Desconozco su autor, pero yo voy a correr ese riesgo...

4 comentarios:

Alimontero dijo...

Querido José María, te leo,siento y veo la "pasión" en tu escrito...en la certeza de tu decisión...entonces cabe la consulta??
Creo que sólo cuando estamos haciendo lo que nos apasiona damos la vida en ello y el resultado tiene que ser bueno, porque va con el impulso de vida tuyo...
Ve hombre, escribe ese libro YA!!!
Y ya te compré uno... resérvamelo!!

Besos y adelante!!
concreta, ve a la acción!

Te quiero mucho, ve hacia tus sueños!

Ali

josé maría dijo...

Querida Ali, te respondo con una carta, con tú carta...

Yo también te quiero un montón, ahora ya no voy hacia ese sueño... ahora vivo instalado en él. Qué no lo ves!!

Belkis dijo...

Yo creo que si no corres el riesgo no sabrás si eres capaz de ganar o perder con este proyecto, aunque no creo que pierdas, en todas las experiencias de la vida se sale ganando algo.
Si te lo puedes permitir, sigue adelante. Abre tus alas al viento y ve a por tus sueños.
Un abrazo

isabel dijo...

Si tienes un sueño debes seguirlo y perseguirlo hasta alcanzarlo, y
como en el viaje a Itaca, lo mejor no es llegar sino que el viaje dure mucho, mucho, tiempo, toda la vida...

Quien no tiene un sueño no tiene tampoco ninguna ilusión que nos da alas, que nos da fuerza, que nos da ánimos para seguir cuando las fuerzas fallan... que nos impulsa a seguir VIVIENDO, a sentirnos vivos, que nos hace levantarnos cada día con una sonrisa y llenos de energía...

Y ya sabes que:
TANTO SI CREES QUE PUEDES, COMO SI CREES QUE NO PUEDES: ACERTARÁS...

Yo sé si tu si puedes...

Un abrazo,
Maria